Novedades

Mundocole

 

Era estupendo volar, recorrer MundoCOLE de noche, en las horas de mayor audiencia.

 

Inspeccionaba los Colegios y los Institutos nocturnos, deslizándome con la flotimoto por los pasillos a toda velocidad, sabiendo que no podían sancionarme. La matrícula infrarroja era uno de los privilegios que se obtenían cuando te convertías en Delegada de Curso.

 

Me gustaba ir detrás de los pájaros, observar sus confusos revoloteos e imaginarlos a cientos sobre verdes praderas y bosques alrededor de las ciudades. Eso era algo que yo no había llegado a ver, pero como aparecía en las infografías de Conocimiento del Medio debíamos creerlo. En los últimos años los pájaros empezaron a escasear, el pH de la lluvia había bajado tanto que, además de afectar a las raíces y las hojas de las plantas, estaba matando a los pequeños animales. Por eso, cuando tenía mucha suerte y veía una paloma, la seguía hasta su nido para acariciarla y echarle migas de sucedáneo de pan.

 

Era divertido ser Delegada.

 

"Una magnífica fábula que debemos poner en las manos de los jóvenes, porque ahí está su mundo, el mundo en el que deben integrarse sin vacilación. Lo agradecerán, incluso sin darse cuenta de que lo hacen". (Antonio A. Gómez Yebra)

 

Leer más...

 

Elia y el tropezante

 

Elia acababa de cumplir seis años cuando le ocurrió esta aventura con un tropezante.

 

Caminaba tranquila por el campo, un poco alejada de la casa de sus abuelos, cuando oyó una vocecita que gritaba asustada:

 

—¡Cuidado, pequeña, no vayas a pisarme...!

 

Eso la sorprendió, porque había salido sola a explorar para investigar y documentar las vidas de los pequeños animales que habitaban la zona.

 

Sabía que no podía tratarse de una broma de su prima Alba, pues se había quedado dentro de la parcela jugando con la manguera y los pin y pon.

 

Miró a un lado y a otro, por si el abuelo le estaba gastando una broma. Cuando estuvo segura de que no había nadie detrás del castaño gordo que había allí cerca, se puso de rodillas y empezó a buscar entre la hierba. 

 

 Leer más...

 

Delirio en rama

 

# Vol. III de la trilogía del inspector Proaza

 

Un suicidio que parece un suicidio. Así comienza este último caso, en el que Proaza deberá seguir la pista a una asesina que utiliza el arte de la interpretación para matar. Le acompañarán en la búsqueda el veterano Paco Garrido, con sus conocimientos de campo, y el forense Luzón.

 

Aurora Marín intentará dar con la clave del asunto que tiene atascados a los inspectores Barba y Utrero, con la ayuda de Frida, la nueva subinspectora del Grupo.

 

Se cierra la trilogía y todos los crímenes quedan resueltos, pero ¿qué sucede con Juanito Proaza? ¿Qué es lo que ha cambiado en su vida desde que tres semanas atrás resolviera su primer caso? ¿Por qué le han detenido?

 

Eso, tendremos que averiguarlo juntos...

 

«A más de un autor le gustaría crear una historia y contarla como él lo hace. La probabilidad de que nos pase a nosotros algo de lo que cuenta en sus páginas, simplemente, aterra». (Óscar F. Camporro)

 

Leer más...

 

La guerra de las risas

 

Hace algún tiempo, el país de Estelado le declaró la guerra al país del Otrolado. Nadie supo nunca el motivo, porque cuando la gente preguntaba, los generales decían retorciéndose el bigote o peinándose la barba:

 

—¡Es alto secreto!

 

Y la gente contestaba:

 

—Ah, bueno —porque sabían que los altos secretos no podían contarse.

Incluso los generales desconocían el motivo, para que no dejara de ser secreto...

 

                                   Ver más...

 

 ¿Dónde está el niño...?

 

Por más que miraba arriba y abajo, a un lado y a otro no conseguía dar con él.

Después de rascarse la oreja, se le ocurrió que tal vez la Rata Pirata podría ayudarle.

—Haré lo que pueda, Barato —dijo la Rata, colocándose el parche en el ojo—, pero no te prometo nada.

Y se montó en un patín que había por allí, evitando mirar al gato, porque gatos y ratas nunca se han llevado bien...

 

                                   Ver más...